ERTE

¿Qué es un ERTE y qué consecuencias tiene?

Desde MCT Abogados, como despacho especializado en Derecho laboral, os ayudaremos a entender el significado de unas siglas que están en boca de todos, y tal vez, desconocíais hasta hace poco.

Nos referimos a los ERTEs.

¿Qué es un ERTE?

Un ERTE, es un Expediente de Regulación Temporal del Empleo.

Durante el mismo, el trabajador pasa a encontrarse temporalmente en situación de desempleo, teniendo derecho a las prestaciones correspondientes.  Alternativamente, también se pueden producir ERTEs en los que sin llegar a un despido, se produzca una reducción de la jornada de trabajo.

Hay que destacar el concepto «Temporal», pues es la clave de esta figura jurídica, la temporalidad. La finalidad de un ERTE, es adaptar las circunstancias laborales a una situación extraordinaria y temporal. Esta situación se prevé que no sea definitiva. Esta es la principal diferencia con un ERE, pues los EREs contienen medidas definitivas.

La regulación de los ERTEs, podemos encontrarla en el Estatuto de los Trabajadores artículo 47, donde se otorga potestad a la empresa, para suspender o reducir temporalmente el contrato de sus trabajadores siempre que se cumplan una serie de requisitos.

Hasta ahora, los requisitos que se presentaban con más frecuencia estaban relacionados con causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Pero, también es posible plantear un ERTE que esté fundado en causas de «fuerza mayor», y dado que tal y como ha declarado el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, todos los ceses de actividad que estén relacionados con el COVID-19 serán considerados como fuerza mayor, nos vamos a centrar en estos ERTEs excepcionales y de actualidad.

Estos procedimientos de suspensión y reducción de la jornada de trabajo por fuerza mayor, se encuentran regulados en los artículos 31 -33 del Real Decreto 1483/2012, de 29 de octubre.

Para aclarar vuestras dudas, nos centraremos en los ERTEs de suspensión del contrato de trabajo, que entendemos serán los más utilizados en las actuales circunstancias.

¿Cuál es la situación económica de los trabajadores afectados por un ERTE?

La adopción de un ERTE supone la suspensión de la relación laboral, y por tanto, el trabajador ya no tiene derecho a la percepción de su salario. Tampoco se devengan días de vacaciones, ni derecho a ninguna indemnización por parte de la empresa.

Si bien, el tiempo que dura la suspensión si que se contabiliza a efectos de antigüedad, y dicho periodo constará como efectivamente cotizado a la Seguridad Social.

Normalmente, para disfrutar de la prestación por desempleo a consecuencia de la suspensión del contrato, es necesario que el trabajador haya cotizado al menos 360 días de los últimos 6 años.

Sin embargo, debido a la gravedad de la situación provocada por el COVID-19, el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, garantiza las coberturas de los afectados por un ERTE bajo estas circunstancias, permitiéndoles el acceso a la prestación por desempleo incluso a aquellos que no cumplan los requisitos anteriores.

Además, las prestaciones por desempleo que perciban los trabajadores mientras se prolongue el ERTE, no se descontarán de las que ya tuvieran acumuladas con anterioridad. Es decir, los trabajadores podrán disfrutar de este subsidio por desempleo adicional, sin gastar ni un solo día del «paro» que tuvieran acumulado.

La cuantía económica que percibirán los trabajadores y trabajadoras, (siempre dentro de unos mínimos y máximos) se corresponderá con el 70% de su base reguladora. Este porcentaje se mantendrá durante 6 meses, pasando a ser del 50% desde el séptimo mes.

¿Cómo se tramita un ERTE?

Dentro de las medidas adoptadas ante la situación provocada por el COVID-19, se ha agilizado la tramitación de este procedimiento, quedando de la siguiente forma.

Deberá iniciarse con una solicitud de la empresa, en la que debe acompañar un informe donde relacione el descenso o cierre de actividad como causa de fuera mayor, con el COVID-19. Esta solicitud e informe, deben ser trasladados a las personas trabajadoras y a sus representantes si los hubiere.

La constatación y aprobación de las circunstancias de fuerza mayor, serán revisadas y deberán ser aprobadas por la autoridad laboral. Ya se han presentado casos como el ERTE realizado por Burger King, donde se han rechazado las causas de fuerza mayor alegadas por la empresa.

El plazo de la autoridad laboral para decidir si aprueban o rechazan las causas del ERTE es de cinco días. Se podrá solicitar informe a la Inspección de Trabajo para que constate cuando proceda, la existencia de la fuerza mayor. Este informe se deberá realizar también en el plazo máximo de 5 días. Si bien, dadas las excepcionales circunstancias a las que nos enfrentamos por el COVID-19, es posible que en la practica no sea usual recurrir a los servicios de la Inspección.

Medidas adoptadas en favor de las empresas

El Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, libera a las empresas que realicen ERTEs de cumplir con su obligación de pago a la Seguridad Social de las cotizaciones de sus trabajadores en un 75%. Cuota que se eleva hasta el 100%, en el caso de empresas con menos de 50 trabajadores. Lo que viene a resultar, que a partir de las nóminas correspondientes al mes de marzo de 2020, las empresas con menos de 50 trabajadores que hayan realizado ERTEs no tendrán que soportar el pago de las cotizaciones de sus empleados.

Si bien, para que se cumpla la anterior afirmación deben darse dos requisitos.

El primero, es que las empresas se comprometan a mantener el empleo de las personas afectadas por el ERTE.

El segundo requisito para que esta medida se produzca, es que los ERTEs sean aprobados por causa de fuerza mayor relacionada con el COVID-19.

El periodo temporal de las medidas adoptadas en los ERTEs motivados por el COVID-19, también tendrá que estar relacionado con la duración de esta crisis. Pues recordemos, la temporalidad y justificación de estas medidas es su nota esencial.

Por todo ello, podemos concluir que la finalidad de los ERTEs es, de una parte, disminuir los costes de las empresas afectadas, y de otra, mantener a los trabajadores en su puesto de trabajo una vez se recupere la normalidad.

 

Si usted es empresario o trabajador, y tiene alguna duda sobre como debe actuar, o qué requisitos debe cumplir en un ERTE, póngase en contacto con nosotros. Desde MCT Abogados les ayudaremos a salir adelante en esta difícil situación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Al enviarnos tu mensaje, nos estás dando tu consentimiento expreso (legitimación) para tratar tus datos personales (nombre, teléfono, correo electrónico, y el propio contenido del mensaje). El responsable del tratamiento de estos datos es MCT Abogados Murcia CB, y la finalidad es la de responderte a su solicitud como eventual cliente y enviarte información sobre nuestros servicios. Tus datos no serán cedidos a terceros. Y podrás ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, portabilidad y supresión, como indicamos en nuestra política de privacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *