Todo lo que debes saber sobre la suplantación de identidad en redes sociales

Hoy día, con la existencia y uso de tantas redes sociales, es relativamente sencillo, que alguien ejecute una suplantación de identidad de otra persona en una de estas redes sociales. Se puede hacer de forma esporádica, creando un perfil sólo con el nombre y sin fotografía, o con la fotografía y otro nombre. Pero si alguien quiere crear un perfil real de otra persona con nombre, fotografía y suplantar su identidad es bastante sencillo:

  • Conseguirá las fotografías de su whatsapp, Facebook etc.
  • La red social no te pide acreditar identificación para abrir un perfil
  • A través de las fotos, comentarios y contactos de la red social, puedes conocer quien son sus amigos, movimientos e incluso personalidad de una persona.

 

¿En qué consiste realmente la suplantación de identidad en redes sociales?

Para que haya una suplantación de identidad con gravedad suficiente para que tengan consecuencias legales, no basta con una simple broma de crear un perfil con el nombre. Sino, que hay que desarrollar una actividad y actuaciones por las que se intente suplantar realmente la identidad de esa persona con actos tales como conversar y tratar con otras personas, tener fotografías e identificarte claramente con esa persona, cambios en el perfil…

En cualquier caso, hay que tener mucho cuidado, pues sobre todo los más jóvenes tienden a pensar que esto puede ser una broma, sin embargo, puede tener consecuencias muy graves como que la persona se vea afectada en su integridad moral, que se derive en un caso de acoso o mobbing, o que existan delitos más graves como la usurpación del estado civil, delitos contra la intimidad y revelación de secretos.

 

Delitos que se pueden cometer en una suplantación de identidad

El delito que aparentemente más cuadra con la suplantación de identidad en internet y redes sociales es el delito de usurpación del estado civil, que regula el Código Penal en el artículo 401 y que castiga con penas de prisión de tres meses a tres años. Y ya sabes, con una pena de más de 2 años se puede acabar en la cárcel. En cualquier caso, es un delito recogido para otro tipo de usurpaciones de identidad, no realmente para estos casos. Aunque han existido sentencia que han condenado por esto.

También se podría condenar por un delito contra la intimidad, en concreto el delito de descubrimiento y revelación de secretos, del artículo 197 y siguientes, cuando en esas conversaciones con amigos y familiares de la persona que se ha suplantado, se desvelen cuestiones íntimas y personales. En los casos más simples puede haber penas de prisión de hasta dos años, pero en los casos más graves, pueden llegar hasta los 5 años.

 

Responsabilidad civil del usurpador o suplantador de identidad

Por los daños morales que se le hayan causado a la persona cuya identidad se ha suplantado, se puede devengar una indemnización para compensar esos daños.

La cantidad a reclamar va a depender del sufrimiento, del tiempo transcurrido, de las actuaciones concretas y de cómo le ha afectado eso realmente en su vida. Hemos visto casos desde 500 €, hasta 20.000 €.

Esta reclamación de indemnización por la responsabilidad civil, se puede acumular a la petición de prisión o multa en el procedimiento penal donde se investigan los delitos. O puede reclamarse en otro procedimiento posterior en vía civil, mediante demanda por vulneración del derecho al honor o la intimidad.

Necesario identificar al autor

En este tipo de procedimientos hay una cuestión fundamental, sin la que no podremos hacer justifica. Es necesario conocer al autor de la suplantación de identidad.

Hay dos vías para conseguirlo, una barata pero algo más lenta, que es a través de la Brigada Informática de la Policía. Y otra con la contratación de un perito informático para que investigue e identifique al autor.

 

Necesarias pruebas para la demanda o la denuncia

Por un lado, necesitaremos las pruebas de lo ocurrido: la creación del perfil falso, las conversaciones, o las publicaciones en tablón, fotografías, etc. Estas pruebas las conseguiremos, o bien, mediante capturas de pantalla, o bien conservando los amigos y familiares que han tenido esas conversaciones en sus dispositivos móviles y mostrándolas al Secretario Judicial, o bien mediante el levantamiento de un Acta Notarial.

Por otro lado, estarían las pruebas sobre la identifican del autor, que ya hemos comentado como se conseguirían.

¿Cómo cerrar ese perfil falso una vez identificado?

Para cerrar y hacer desaparecer el perfil falso creado para usurpar la identidad de una persona, no es necesario esperar a finalizar el procedimiento judicial, aunque sí sería necesario esperar a recopilar todas las pruebas indicadas antes.

Una vez, tengamos todas las pruebas, nos podemos poner en contacto con la red social, comunicarles lo que ocurre, acreditarles nuestra identificación, y solicitar que se cierre el perfil o se te facilite a ti el acceso exclusivo.

Cada red social tiene su procedimiento habilitado para ello.

 

¿Cómo hacer todo esto?

Todo esto puede resultar un tanto complicado para una persona sin experiencia o que desconoce los detalles legales, por ello, es fundamental contactar con un abogado especialista en nuevas tecnologías con experiencia en suplantaciones de identidad en internet. En nuestro despacho, MCT Abogados, contamos con un departamento especializado en Nuevas Tecnologías y Derecho Digital, dirigido por Antonio Séneca Díaz Pérez.

Si has sufrido una suplantación de identidad, o alguien cercano a ti, o tienes dudas al respecto, consúltanos en el 868 17 18 17 o enviando un email a info@mctabogados.com. Te ayudaremos.