Guía legal para lanzar una aplicación móvil

En muchos casos, los emprendedores pueden pensar que el lanzamiento de un negocio a través de una aplicación para dispositivos móviles puede ser sencillo: con tener la idea, que me la desarrolle un informático, hablo con google store y apple store y listo. Realmente ese sería el esquema genérico, pero no es tan sencillo, necesitas una guía legal para lanzar una aplicación móvil.

Y no es sencillo, ni desde el punto de vista técnico, ni desde el punto de vista legal. Eso claro, si queremos hacerlo bien. Las cosas se pueden hacer mal, y fuera de la ley, con las consecuentes sanciones económicas, y perjuicio de marca en el mercado.

En este trabajo, desarrollo una guía legal para que una empresa o emprendedor pueda lanzar un negocio a través de una app, con todas las garantías legales.  Es importante seguir el siguiente orden:

1º.- Protegiendo la idea de negocio que se quiere lanzar a través de la aplicación.

2º.- Firmando un contrato con el desarrollador informático que proteja también tus derechos, sobre todo, los de propiedad intelectual.

3º.- Revisar condiciones de app store y google store, adaptarse y contactar con ellos para poder comercializar la app.

4º.- En caso de trabajar con comerciales externos o distribuidores, firmar un buen contrato o acuerdo con ellos. 

5º.- Desarrollar un contrato cliente que te proteja pero que a su vez, no contrarie los derechos de los consumidores y usuarios.

6º.- Respeto y cumplimiento de las leyes aplicables en todo caso, sobre todo, la protección de datos.

 

1.- Protección de la idea de negocio

Es evidente que hoy día está casi todo inventado, por ello, aquí no trato de decir que hay que protegerlo todo como si fuera una patente en el Registro de Patentes y Marcas. Sin embargo, cuando iniciamos un proyecto empresarial basado en una idea que hasta la fecha no había sido realizada, es importante que la competencia no conozca todos los detalles, y que además lo sepa lo más tarde posible.

Esto implica que lo deben saber la menor cantidad de gente, y una vez desarrollada la idea con algo de forma, se debería firmar un documento de confidencialidad y plan de desarrollo por todos los implicados. Con la inclusión de indemnizaciones económicas que tendrá que satisfacer quien no cumpla el plan diseñado o quien exporte la idea.

Una vez el proyecto tiene suficiente forma, le daremos protección legal. Con el objetivo básico de que nadie copie la idea, y poder demostrar que es vuestra. Hay dos maneras básicas:

  • Inscribirlo en el Registro de la Propiedad intelectual
  • Acta notarial

Todas las personas que tengan contacto con el proyecto deberían firmar un acuerdo de confidencialidad y no competencia. Proteger las ideas de negocio es el primer paso en nuestra guía legal para lanzar una aplicación móvil.

 

2.- Contrato o acuerdo con el desarrollador informático que va a ejecutar la app.

Este es uno de los momentos más delicados, por eso se debe tener la mayor diligencia. Primero, hasta tanto sepamos si ese informático o empresa, va a ejecutar tu proyecto, dándole la menor información posible. Y después con la redacción de un acuerdo que proteja todos los intereses de tu compañía.

Puede ser que el desarrollador sea un trabajador asalariado de tu empresa. En ese caso, aunque por defecto legal, los derechos de propiedad intelectual serían de la empresa, es conveniente, remarcarlo en el contrato laboral como una cláusula especial, así como el compromiso de confidencialidad y no competencia.

Otro caso, puede ser el de varios socios: uno es el comercial, otro el administrativo y el otro el informático desarrollador. Este la empresa ya constituida o no, convendría firmar un pacto de socios, indicando todas estas cuestiones: a quien corresponden los derechos de propiedad intelectual, los derechos de explotación económica, qué trabajos va a desarrollar cada socio, qué ocurrirá con esos derechos si se disuelve la empresa o el proyecto…En caso de no este pacto de socios, el informático desarrollador tendrá todos los derechos de propiedad intelectual sobre la app.

Y si el desarrollo de la app, la encargamos a una empresa externa, es fundamental firmar un contrato de desarrollo de software o app. Algunas de las cuestiones más importantes que debe recoger son: los derechos morales de propiedad intelectual, los derechos de explotación económica, si se va a desarrollar por fases y en qué plazos, si va a existir un tercero que haga de depositario o escrow, sanciones ante incumplimientos, si va a existir contrato de mantenimiento y actualizaciones, etc.

 

3.- Condiciones y trámites con Apple Store y Google Store. 

Por experiencia de clientes que hemos asesorado, sabemos que esta parte es un tanto tediosa, sobre todo, la primera vez, y más con apple que con google.

Este punto, es más bien, de aspectos técnico – informáticos, sin embargo, aprovechamos para hacer algunos comentarios legales.

Cómo estas dos empresas (google y apple) tienen el monopolio de estos sistemas para utilizar y comercializar aplicaciones móviles, debemos pasar por el aro y aceptar todas sus condiciones legales. En cualquier caso, algunas de ellas son abusivas, y por tanto nulas, lo que supone que no tendrán efecto. Las que destaco a este respecto, son las que obligan a demandarles en los EEUU y con la legislación de EEUU. Estas cláusulas no son válidas, si hubiera algún problema se les puede demandar en España.

Ahora, las condiciones de contenido, protección de datos, diseño, etc, hay que cumplirlas porque si no se hace, pueden darte de baja la aplicación, y aunque, después demandemos, desde la baja hasta la sentencia si se gana y te vuelven a activar la app, pasará mucho tiempo sin tenerla activa, y las pérdidas económicas pueden ser grandes.

 

4.- Contrato con distribuidores o comerciales

En este punto, quiero abordar el posible empleo de comerciales externos para distribuir la app, ya sea a empresas, a particulares o a otros distribuidores, que en ningún caso sean asalariados de la empresa propietaria de los derechos de propiedad intelectual de la app.

Si se emplea a comerciales externos se deben tener varias precauciones:

  • Que quede muy claro por escrito, y en la práctica, que no hay relación laboral. Por tanto, que el comercial, cuenta con sus medios económicos y logísticos para desarrollar el trabajo, y cumple con sus obligaciones fiscales y de seguridad social.
  • Que queda muy claro en el contrato, de quien son los derechos de propiedad intelectual, y que va a cumplir con el secreto y confidencialidad en su trabajo.
  • Qué información puede o no facilitar sobre el negocio, el software y la aplicación.
  • Si existe exclusividad o puede comercializar otros servicios y/o productos. 
  • La prohibición de competencia actual, y la prohibición de comercializar o copiar la aplicación y negocio que está comercializando en el futuro. 
  • Normas a respetar en materia de protección de datos (pues su incumplimiento puede afectar a tu marca).
  • Y las sanciones en caso de incumplir esto.

Estos son algunos ejemplos que tienen que aparecer en todos los contratos con distribuidores, sin embargo, en muchos casos, tras un estudio particular del caso, puede ser necesario incluir otras cuestiones.

5.- Contrato cliente o condiciones generales de contratación

Si es posible que el usuario pueda descargarse las condiciones generales de contratación sería genial. Y si es posible enviárselas por email, todavía mejor. Otra opción es incluir un link a nuestra web, donde pueda descargar y/o leer las condiciones de uso de la app.

En todo caso, es fundamental que haya leído y aceptado las condiciones antes de poder usar la app. 

En las condiciones generales de contratación o uso, debemos incluir una gran cantidad de cosas. Aquí destaco lo imprescindible:

 

  • La identificación del titular de la app, nombre, o denominación social, dni o cif, vías de contacto, domicilio, email.
  • Condiciones económicas
  • Actualizaciones y modificaciones
  • Condiciones técnicas del terminal
  • Usos prohibidos y usos permitidos
  • Información básica de protección de datos: responsable del tratamiento, derechos del usuario, período de conservación de los datos, que datos se van a tratar de los usuarios, etc. 
  • Derechos de propiedad intelectual
  • Sistema de quejas o denuncias
  • Resolución de incidencias arbitrales o judiciales.

Cómo en el contrato con distribuidores será fundamental un estudio pormenorizado del servicio concreto que se presta a través de la app, para saber si es necesario incluir más cláusulas. 

 

6.- Leyes a tener en cuenta

En la guía legal para lanzar una aplicación móvil, debemos respetar una serie de normas y obligaciones legales. Sin duda, la más importante es la protección de datos. La ley Orgánica de Protección de datos personales y garantía de los derechos digitales. Se debe realizar un análisis de riesgos en el tratamiento de los datos personales, respetar los principios de minimización, licitud, exactitud y transparencia en el trato,  y tener muy claro y de manera pública: quien es el responsable del tratamiento, y sus datos de contacto, la finalidad del tratamiento, si hay cesión de datos, y si estos salen del territorio de la Unión Europea, las medidas de seguridad y los derechos que tiene el usuario.

Las apps deben tener a disposición del usuario un contenido muy parecido al de los avisos legales y políticas de privacidad y cookies de las páginas webs.

También la Ley de Condiciones Generales de Contratación, por cuanto el usuario podrá aceptar o no usar la web, pero para hacerlo tendrá que aceptar las condiciones, y por tanto, no podrá negociar las mismas. 

El Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, por cuanto las ideas de negocio en general y el software de la app, sobre todo, el código fuente, son propiedad intelectual.

La Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico, como empresa o empresario que presta un servicio a través de medios digitales, te es de aplicación esta ley. Cuya obligación fundamental es la identificación del titular.

Aunque la app que lances, no sea para que a través de la misma contraten tus servicios los usuarios, sí se consideran a efectos legales consumidores y usuarios, y por tanto, le es de aplicación La Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, en especial, la regulación específica de la contratación a distancia.

 

 

 

Conclusiones sobre la guía legal para lanzar una aplicación

Parecen muchas cuestiones a tener en cuenta, pero seguro que con este índice puedes hacerlo. Si encontraras alguna dificultad, o quisieras darle una revisión profesional, contacta con nosotros, llamando al 868 17 18 17, o enviándonos un email a info@mctabogados.com, cuéntanos tu caso, las dudas que tienes, y nos pondremos en contacto contigo para ayudarte.

Antonio Séneca Díaz Pérez

Departamento Nuevas Tecnologías y Empresa